¿Extrañas los encuentros con pingüinos?

(Van a volver pero mientras tanto esta información te interesa)

¡Marineros! Se acerca la etapa reproductiva de nuestros pingüinos gentoo y barbijos por lo que darles su espacio y privacidad es esencial. Le edad reproductiva de nuestros ejemplares comenzó, en el caso de los gentoo 2 a 3 años y en barbijo a los 3 años, en el caso de los pingüinos más jóvenes no van a competir con los ejemplares adultos por conseguir una pareja, pero presentaran comportamientos de cortejo desde una edad temprana (1-2 años).

Y, ¿Cómo está dividida la temporada reproductiva?

Para comenzar, los invitados ya no son permitidos, los encuentros con pingüinos se suspenden. La temporada de reproducción se divide en cuatro fases: cortejo, la incubación, la crianza de polluelos y la emplumación (etapa en que los polluelos se independizan). En nuestro caso, los ejemplares pueden mostrar conductas de reproducción a lo largo de todo el año, siendo menos intensos. En la naturaleza, el inicio de la temporada de reproducción tiene lugar cuando las aves regresan a la colonia. En general, los comportamientos asociados con el apareamiento se observan con mayor intensidad a 3-4 semanas antes de la puesta de huevos. Esto lo vamos a observar al momento de introducir el material de anidación el cual va a concordar con el aumento de horas luz (fotoperiodo) el cual es controlado por nuestros especialistas en cuidado marino.
El comportamiento territorial en los pingüinos es más pronunciado durante el cortejo y el apareamiento y de nuevo una vez que los polluelos salen del cascarón. Los comportamientos territoriales se incrementan durante la temporada de reproducción ya que las aves comienzan a reclamar y defender su espacio de anidación, o competir por lugares para nidos.
Al llegar a la edad reproductiva los pingüinos comienzan a seleccionar a sus parejas, incluso se ha observado parejas del mismo sexo siendo este ya considerado un comportamiento normal. El cortejo y la construcción de nidos están completos aproximadamente de 3 a 4 semanas desde el inicio del periodo de reproducción.

Estos kilitos de más están justificados (y no son culpa de los encuentros con pingüinos)

En combinación con la reproducción y la puesta de huevos, a menudo aumenta el apetito y además pueden exhibirse distintas preferencias por alimentos. Las hembras pueden incrementar su peso hasta en un 20-25%, y en algunos casos pueden estar inapetentes por 1-2 días antes de la puesta. Ambos padres participan en la construcción del nido, la incubación y la crianza del polluelo, los comportamientos de cortejo como regalar rocas y la construcción de nidos continúan durante la puesta de huevos y la incubación. Para el manejo de los nidos es importante conocer la historia reproductiva de los ejemplares, pueden colocar barreras naturales tales como rocas grandes o troncos entre nidos vecinos para desalentar intrusiones y disminuir la agresión. Una amplia oferta de materiales de anidación disminuirá la competencia por recursos y puede ayudar a contribuir al éxito de la anidación.

Fotoperiodo y piedras, factores esenciales para el ciclo reproductivo.

En el pingüinario del Acuario Inbursa se maneja un fotoperiodo (rango de la duración de luz solar en la naturaleza) en el cual tenemos marcadas la cantidad de horas luz de acuerdo a la iluminación astral con este calendario se observa la primera puesta en el mes de octubre y/o noviembre por tal motivo comenzamos todos los preparativos mínimo un mes antes los cuales implican el lavado de piedras, nuestros especialistas en cuidado marino usan piedras de río aproximadamente de 4 cm, esto porque en vida silvestre los ejemplares utilizan piedras que se encuentran en la zona de anidación, se introducen al exhibidor alrededor de 500 kilos los cuales se lavan y esterilizan antes de introducirlas, al momento de colocarlas en el exhibidor se realizará de manera gradual en 3 puntos diferentes para que los ejemplares comiencen a acarrearlas a sus nidos. Estas zonas de anidación son seleccionadas por la pareja de pingüinos, nosotros montamos tarimas porque a nuestros amigos les gusta realizar sus nidos ya sea a nivel del suelo o en diferentes alturas, de esta manera pueden elegir el lugar que más les guste. Con la introducción de este material (piedras y tarimas) más las horas de luz (fotoperiodo) comenzamos a observar los comportamientos de cortejo y cópula. Los pingüinos se observan con un gran apetito por lo cual se les sirve de comer cada vez que tienen hambre.
En el caso de la selección de las parejas en nuestra colonia contamos con 10 ejemplares gento y 6 ejemplares barbijos en edad reproductiva, las parejas gento en nuestras dos temporadas reproductivas que llevamos en el acuario hemos observado que son pocas las parejas que estuvieron juntas ambas temporadas siendo el caso de Beto y Mary, Adela y Bruno, sin embargo hemos observa a los demás ejemplares cambiar de pareja en esas dos temporadas, actualmente de las parejas que se formaron el año pasado se han mantenido juntos. Con los barbijos llevamos una temporada de reproducción donde formaron nidos sin embargo contamos con una pareja Renata y Sofía las cuales llevan más de un año como pareja son muy protectoras de su zona de anidación.

¿Diamantes o piedras de río?

Los encuentros con pingüinos se suspenden temporalmente para permitir que el ritual de cortejo es cuando el pingüino macho quiere conquistar a la hembra el busca la piedra más bonita se la entrega a la hembra y si ella la acepta comienzan a formar el nido en el caso de los pingüinos pygoscelis ambos van a realizar el acarreo de las piedras desde la formación y continuarán aún cuando ya estén incubando. Los gentoo ponen de 2- 4 huevos en un intervalo de 3-5 días y los barbijos 2 huevos con un intervalo de 3-4 días. El periodo de incubación en el caso de los pingüinos gentoo es de 36 a 44 días con un promedio de 38 y en el caso de los barbijo es de 365- 39 días con un periodo de 37 días, durante estos días ambos pingüinos van a incubar los huevos nosotros hemos observado que cada 24 horas aproximadamente cambian lugar para poderse meter al agua, acarrear más piedras, durante todo este tiempo se realizarán ovoscopias para poder determinar si es viable el producto y poder ver el desarrollo embrionario.

¡Es hoy!, ¡es hoy!

Marineros, en este momento ya falta menos para reanudar los encuentros con pingüinos, pero primero lo primero.. Llegado el momento de la eclosión (cuando la cría va a nacer o brotar después de romper el cascarón) se va a observar cómo se va desarrollando para determinar si se necesita ayudar a la cría. Al salir por completo retiramos los pedazos de cascarón y comenzamos las guardias las 24 horas del día los 7 días de la semana,  para cuidar del polluelo, se realizan una revisión médica y toma de morfométricas a las 24 h de ahí comenzamos a pesarlo cada 48h para poder ver el crecimiento del ejemplar y si los padres lo están alimentando de manera adecuada. En el caso de los padres el cuidado será por ambos padres, regurgitarán el pescado para el polluelo. El polluelo no nace con plumas como las observamos en los adultos, en su caso están cubiertos por plumón este tipo de pluma no les proporciona permeabilidad por lo cual no pueden entrar al agua (en vida silvestre a pescar) por este motivo no pueden ser independientes, la independencia la alcanza entre los 70-75 días donde el ejemplar cambia el plumaje.
¿Y tú ya tuviste un encuentro con pingüinos en Acuario Inbursa?, ¿Qué opinas del trabajo que realizamos en el Acuario Inbursa? ¿Qué información te resultó más sorprendente?, déjanos tus comentarios en redes sociales. ¡Queremos escucharte!.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Descubre más...